Estimulación del lenguaje
Estimulación del lenguaje

Estimulación del lenguaje articulatorio: 4 actividades sencillas.  

Descubre 4 actividades de estimulación del lenguaje a través del juego.

Para realizarlas en cualquier momento y sin necesidad de material. Mientras viajáis en el coche, paseáis por el parque, os bañáis…:

  • El país de los gigantes: nos trasladamos al país de los gigantes y explicamos cómo es ese país: «tiene enormes árboles, con altísimas montañas…» y cómo son los gigantes: «son muy grandes, se mueven muy lento y articulan mucho al hablar». Si lo escenificáis todo será más divertido. Podéis hacer repeticiones de pares vocálicos (AE, UA, IA…), mantener una conversación o pensar en todos los colores o los animales que se os ocurran. Con este último, además, estaréis trabajando familias semánticas.
  • Boca llena: ya os lo propusimos en el post 6 tips para poner vuestra boca en forma. Llenaos la boca de plátano, bizcocho o un polvorón e intentad hablar. ¡Cuidado! a quien más se le escape perderá.
  • Palabras mudas: por turnos, y sin voz, id articulando una palabra cada uno. El contrincante tendrá que adivinar de que palabra se trata. Si, además, pensáis en animales, colores, alimentos, nombres de personas, cosas que hay en clase, en el supermercado… estaréis trabajando las familias semánticas.
  • Masticar un chicle gigante: Imaginaos que tenéis en la boca un chicle gigante o muchos chicles normales. ¡Qué difícil es hablar con esto en la boca! Probad a decir palabras o mantener una conversación como si ese chicle no os dejase hablar bien, el habla debe ser exageradamente articulada. Mueve mucho los labios y la lengua.

Es importante que las actividades que realicéis, relacionadas con el habla, impliquen las estructuras y los movimientos que realmente tiene el habla. No sirve hacer movimientos sin más, como bien explica Franklin Susanibar en sus diferentes artículos artículos.

¡Probadlos y contadnos!

¿Conoces otras actividades de estimulación del lenguaje articulatorio?

Spread the love

Logopeda, Hufflepuff y defensora del imperativo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *